Tu mirada tiene el arte de iluminar la ceguera, háblame que no hay manera de verte sin escucharte. Solo así puedo palparte exacta como si un Dios, conmovido por mis dos linternas de rotas pilas me hiciera nuevas pupilas con el cristal de tu voz.